Hay una flor… creo que me ha domesticado…


La Psicobiología es una rama de la ciencia psicológica, a caballo entre ésta y la biología propiamente dicha. Estudia las bases biológicas de la conducta y es en ella dónde, realmente, nace la Psicología como disciplina científica; Fechner, Helmholtz o Pavlov son importantes investigadores que se dedicaron a esta rama, entre otras.

Un área interesantísima dentro de esta rama es la genética de la conducta, y este mes me he pegado el gustazo de leer, en la revista mensual de National Geographic, el artículo de Evan Ratliff: “Doméstico o salvaje”; que relata el apasionante experimento que se lleva realizando desde 1959 en Novosibirsk, Siberia, sobre el proceso de domesticación.

Ese año, Dmitri Belyaev se propuso conocer cómo los lobos llegaron a ser perros. Sin embargo, en aquel entonces los conocimientos y las técnicas genéticas no estaban tan desarrolladas como hoy y, para colmo, la U.R.S.S, consideraba la genética mendeliana una “falsa ciencia”. De hecho, el hermano de Dmitri, Nicolai con quien comenzó este estudio, fue deportado a un campo de trabajo donde murió. Así que su plan fue reproducir el proceso de domesticación del lobo en el zorro plateado. Nada fácil dado que la domesticación del lobo comenzó hace 15.000 años.

En una granja a las afueras de la ciudad fundó el actual Instituto de Citología y Genética de Novosibirsk (página traducida), y, con 130 zorros salvados de las granjas peleteras cercanas, se inició un programa de cría en el que: un grupo de sujetos “mansos” seJohn Harrison, mayo (2004) reproducía entre sí, y otro grupo de sujetos “agresivos” de igual forma.

En la segunda generación (1962), la reacción agresiva hacia los humanos había empezado a desaparecer, con la cuarta (1964) los sujetos mansos comenzaron a mover la cola en presencia de los humanos, y la sexta generación (1966) mostraban una afinidad total con los humanos, siguiéndolos dócilmente y lamiéndolos.

Bien pero, ¿cómo sabemos que estos cambios conductuales se deben a la cría selectiva? Podría ser que se diesen procesos de aprendizaje por condicionamiento, por ejemplo.

Por esto, los investigadores crearon un segundo grupo de zorros en el que la cría selectiva fue orientada en la dirección contraria, conseguir zorros cada vez más agresivos. Y lo consiguieron. Pero, además, crearon otros grupos mixtos. Un resultado muy interesante fue el que se desprendió de zorros de genealogía “mansa” criados por madres de genealogía “agresiva”: Era mansos.

Sin embargo, los cambios no pararon ahí. Darwin, en “La variación de los animales y las plantas bajo domesticación” (1868) describió una serie de rasgos físicos característicos de los animales domésticos:

  1. El pelaje moteado y las orejas caídas son rasgos del fenotipo doméstico.Los animales domésticos son más pequeños que los salvajes.
  2. Poseen orejas caídas en los cachorros durante mucho más tiempo que los animales salvajes.
  3. Presentan colas erguidas y curvadas, con entre tres y seis vértebras menos que los animales salvajes.
  4. Por último, pueden aparecer en la población variaciones en el pelaje, como manchas blancas en la frente, que hace desaparecer el manto monocolor.

Estos rasgos se han denominado “fenotipo doméstico”, y los zorros de Novosibirsk comenzaron a mostrarlos a partir de la novena generación (1969). No eran “zorros mansos”, eran zorros domesticados.

“Se puede críar un animal para que viva en contacto con el hombre, […] pero los hijos de estos animales nacerán tan salvajes como sus abuelos. La domesticación no es una cualidad adquirida por un individuo, sino una serie de rasgos desarrollados en toda una población. […] La domesticación está en los genes.”

Brian Hare es un investigador que ha descrito una conducta única en el perro doméstico y los humanos: son los únicos animales capaces de seguir el movimiento de los ojos hacia un objeto y de entender que, tras el acto de señalar con un dedo, está la orden de centrar la atención en el objeto señalado. Es un elemento de la vida social de gran importancia.

Cuando visitó el Instituto en 2003, constató que los zorros domésticos también presentaban esta capacidad. De forma que, la cría de zorros más sociables tuvo el efecto de crear zorros más inteligentes.

Sin embargo, el reduccionismo en Psicología es una postura incompleta, puesto que la conducta es fruto de una gran multitud de contingencias simultáneas. De hecho, han encontrado grandes secciones de ADN que se diferencian en las poblaciones domésticas y salvajes de los zorros y otros animales que se añadieron al estudio posteriormente, como la zona del gen TSHR o la del gen WBSCR17; este último involucrado en el trastorno de Williams-Beuren.

A mi entender, este reduccionismo lleva a la percepción de que, al menos en principio, el ser humano fue un espectador del proceso de domesticación, infravalorando su actuación. De hecho, es lo que afirman en el Instituto. Sin embargo hay pruebas que parecen indicar que los seres humanos pudieron ser mucho más activos en la domesticación del lobo. Aquí os dejo una hipótesis sobre cómo pudo ser este proceso:

_____________________________________________________________________________

Fuentes:

“Doméstico o salvaje”, National Geographic, octubre 2011.

“Cuando el primate encontró al perro”, Somos Primates, Pablo Herreros.

Título de la entrada extraído de “El Principito”, capítulo XXI, Antoine de Saint-Exupéry (1943).

Imagen Fox playing with kit, de John Harrison, mayo 2004.

Anuncios

10 pensamientos en “Hay una flor… creo que me ha domesticado…

  1. ¡¡Buen artículo!!!… claro que con el título ya me tenías ganao , – )

    Im-presionante lo de los papiones… más después de ver la película “el origen del planeta de los simios”. No estamos solos. Solo somos una especie más.

    Saludos Pablo , – )

  2. Im-presionante lo de los papiones… más después de ver la película “el origen del planeta de los simios”. No estamos solos. Solo somos una especie más.
    +1

  3. Madre mía, que impresión lo de los papiones!!! El utilizar a los perros u otras especies para nuestra protección es muy propio de los humanos, pero no sabía que había primates que lo hacían!!! Es vídeo es precioso, excepto por la forma en la que los raptan (¡¡¡¡pobres!!!), pero las imágenes son espectaculares… Veredicto: Excelente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s