Maltrato a los mayores


Hola a todos de nuevo, muchas gracias por vuestra paciencia y mensajes de apoyo. Después de largos meses viviendo cada minuto del día para estudiar se hace difícil volver a la actividad normal. Y gracias especialmente a Hesperetusa, su reciente mensaje ha sido la motivación que necesitaba para ponerme de nuevo manos a la obra.

Hace ya mucho tiempo, concretamente el jueves 8 de abril, encontré en el periódico El País un reportaje escrito por Carmen Morán titulado ” Cuando el anciano es un engorro”. La verdad me impactó mucho y me gustaría compartir con vosotros un poco de lo que decía.

Siempre se habla del maltrato hacia la mujer, los informativos, en la mayor exaltación de lo gore y morboso dan detalles hasta de cómo fueron los golpes, sacan a las familias llorando y maldiciendo y la siempre guapa presentadora del informativo, pulcramente vestida, pone cara de circunstancia cuando habla de la mal llamada noticia. Y hacen esto incluso cuando los expertos han dicho que no es recomendable, pues puede darse un “efecto llamada”, donde otros maltratadores ven el sufrimiento que ha causado el tipo que sale en la pantalla y deciden hacer lo mismo. En otras ocasiones tratan sobre el maltrato a los hijos por parte de los padres, y parece que se vuelven un poco más comedidos, tan sólo sacan imágenes de un hospital (sea o no en el que se encuentre el menor) o a los acusados escoltados por la policía y tapándose la cara. En los últimos años incluso han comenzado a tratar el tema de los malos tratos entre los menores de los centros escolares, hasta le han dado un nombre pegadizo “bullyng”.

Sin embargo, existen otros tipos de malos tratos hacia nuestros semejantes, más silenciosos y más insidiosos. Cuando miras a un anciano con un gran círculo morado en el brazo, ¿es causado por la edad, por un mal paso, o es por que alguien le ha golpeado? Cuando ves a una vieja sentada en un banco en mitad del parque llorando, ¿llora por el recuerdo de su marido fallecido o es que su hija aparece una vez por semana en casa con insultos porque necesita dinero?

Hubo que esperar hasta el año 2006 para que se reconociese que esto es una realidad y grave problema en toda la sociedad occidental, desde entonces, y aunque no todo el mundo lo sepa, el día 15 de junio se celebra como el día mundial para la toma de conciencia contra los abusos a mayores.

Por ahora, los datos recabados por las encuestas dicen que el 3% de los ancianos sufre maltrato, sin embargo los ancianos son unos de los grupos más difíciles de encuestar, con una elevada tasa de no respuesta. Así que, realmente, no sabemos cuantos ancianos puede haber en esta situación. Un 4,6% de los cuidadores reconoce haber realizado conductas inadecuadas hacia los mayores bajo su cargo.

Se reconocen cinco tipos de maltrato hacia los ancianos: físico, psicológico, negligencia, abuso económico y abuso sexual.

El abuso económico es el más frecuente y al que menos atención se le presta y sucede cuando el agresor utiliza el dinero de la víctima sin su consentimiento, le obliga a cambiar su testamento, o el nombre de la viviendo, etc. Se da cuando el agresor depende de los ingresos del anciano, y por desgracia, el abuelo no se rebela porque sabe que si lo hiciese su agresor no tendría nada. En este tipo de abuso los agresores suelen ser o la pareja del anciano o sus hijos. Hombres y mujeres en igual proporción. La mayoría tienen más de 64 años y muchos de ellos sufren algún problema físico. Más de la mitad sufren estrés.

La negligencia y el maltrato psicológico son los siguientes en la lista. Como negligencia se entiende conductas tales como dar dosis inadecuadas de medicación, privar de las necesidades básicas (que son la alimentación, higiene, calor, ropa, asistencia sanitaria, etc.) y en los casos más extremos el total abandono. El maltrato psicológico se presenta bajo conductas de rechazo, insultos, aislamiento, gritos, humillaciones, amenazas, privación de afecto y hacer sentir miedo al anciano. Lo peor es que nuestros mayores no reconocen este tipo de maltrato por vergüenza y porque sus vidas han sido duras y están “acostumbrados a sufrir”. Otros sienten culpa pues consideran que si sus hijos los tratan así es porque ellos los educaron de este modo.

Además, el maltrato en general, y a los ancianos en particular, es un tabú.

No existe un segmento de la población más propenso que otro donde encontrar esta situación, más bien son los tipos de atención a la vejez propios de una sociedad los que determinan la posibilidad de que surja esta situación. En España, los ancianos suelen ser atendidos en casa, lo que propicia mucho que aparezca el maltrato al anciano. Por ejemplo, en el apartado de maltrato psicológico una de las amenazas más frecuentes es el ingreso forzado en una residencia. Además, el cuidado en casa complica la situación de maltrato porque cuidar de un anciano no es fácil, sobre todo si tiene graves problemas de dependencia. En esta situación las familias se encuentran entre el amor y el odio. El familiar que se ha encargado de su cuidado siente amor hacia el anciano, pero a la vez siente todo lo que ha perdido por su culpa: trabajo, libertad, amigos, etc. Cuando el anciano muere la sensación de culpa de la familia es grande, reconocen cómo a sido su conducta hacia su padre, madre, abuelos, tíos, etc. También ocurre que el cuidar de un anciano se ve en principio como una situación de urgencia, sin embargo se va a largando durante años y no se ve la salida. Y empeora la situación todavía más el que la relación afectiva se va perdiendo según la capacidad del anciano para relacionarse merma. Finalmente la situación se hace insoportable y el cuidador/maltratador tan sólo ve una salida: el fallecimiento del anciano. Cuando este momento llega el maltratador siente pena y alivio, y una intensa sensación de culpa por sus actos que se agrava por el hecho de sentir alivio.

Y cada vez se da este problema con mayor frecuencia porque se vive más, pero no siempre en las mejores condiciones.

Los ancianos son víctimas que no se rebelan, que van a menos, sufren un maltrato continuado e indetectable, se convierten en personas atemorizadas en casa, sin contacto social ni comunicación con el exterior. Nadie los ve.

Anuncios

4 pensamientos en “Maltrato a los mayores

  1. Me alegro de tu vuelta Pablo, si lo llego a saber mi búsqueda de huesos por la red te la comunico antes, una no es Donald Johanson, pero hace lo que puede.
    En cuanto a tu post, es algo terrible.La situación de cuidado a los ancianos en un mundo en que cada se vive más, pero no siempre en la mejores condiciones por el deterioro físico y mental tiene demasiadas luces y sombras. Las personas a cargo de ellos, que suelen ser las hijas y nueras y no precisamente ya mujeres jóvenes, que consideran que se han ganado un tiempo de libertad tras la crianza de los hijos no es fácil tampoco…, pero de ahí al maltrato hay un abismo.Muchas veces las auténticas maltratadas son ellas.
    Creo que hay otras dos vertientes o facetas en esta historia: una es de tipo económico. En tiempos de crisis como estamos, los ancianos son muchas veces dueños de una vivienda sin cargas. Eso les hace víctimas de chantajes, engaños, acosos…
    La otra es de tipo sociológico por decirlo de alguna manera…, aunque existan, los niños de hoy raramente tienen abuelos que ejerzan de tales. Los niños están hiperprotegidos en una “infancia burbuja” artificial que sin embargo es muy corta, más corta que hace unos años. Los abuelos no tienen ese papel de continuidad con las generaciones anteriores, un prolongarse en el tiempo más allá de la memoria. Esto último es una apreciación mía.

  2. Yo también me alegro mucho por tu vuelta, espero que se hayan dado bien los exámenes y que vuelvas con tus posts habituales.

    El tema del artículo de hoy es algo realmente triste, y peor aún, es algo “normal”. Ocurre con mucha más frecuencia de lo que se piensa y es algo horrible, vergonzoso. Supongo que normalmente este maltrato se lleva a cabo por el hijo del anciano, pero no me extrañaría que los nietos también estuvieran metidos en el maltrato. Además de que el amor que siente un abuelo/a respecto a sus nietos es algo único, no me explico cómo a veces es algo tan mal correspondido.

    La vejez es una época muy delicada. Un anciano ve cómo se le van las fuerzas, cómo cada vez puede hacer menos cosas, se ve a sí mismo como algo “inútil”, tiene miedo de ser una carga. Teniendo ésto en cuenta, lo lógico es que los familiares le ayuden a sentirse querido, a ver que es importante para los demás. Cualquier acto despectivo como los que mencionas en el artículo los pueden hundir en una depresión bastante grave.

    En fin, vivimos en un mundo lleno de gente horrible, por eso los demás tenemos que denunciar estas cosas, por ejemplo con un artículo como el tuyo.

  3. Muchas gracias Hesperetusa, yo también me alegro de volver

    Cuando dices “las verdaderas maltratadas son ellas”, estoy de acuerdo y en desacuerdo. jeje. Me explico:

    Es cierto que quienes ejercen de cuidadores, sobre todo si se han visto forzados a ello, son víctimas, pero en este es, literalmente, otro tema. Víctimas de una sociedad machista donde la mujer debe cuidar de la casa y lo que hay dentro; de una sociedad que nos ha enseñado que las residencias son lugares terribles; etc. Probablemente, en una investigación concienzuda encontrásemos muchos problemas que afectan al cuidador y posibles soluciones.

    Sin embargo, miremos las cifras un momento. Aun teniendo en cuenta que no son para nada completas y fiables, y poniéndonos en la peor situación posible, digamos que el 50% de los ancianos sufre maltrato: aun queda otro 50% que no los sufre, encontrándose en las mismas situaciones, o al menos muy similares.

    Esto quiere decir que es posible que cuidar de un anciano sea muy difícil, pero no es imposible, ni hace falta una especial preparación para ello en la mayoría de los casos.

  4. Hola Cendero, muchas gracias, yo también me alegro de volver.

    Una de las cosas que he pretendido resaltar, aunque la verdad tampoco he puesto mucho empeño, es que no sólo se trata de gente horrible.

    Habrá por supuesto quien sea mala persona simplemente, sin embargo, en este maltrato se suceden unas interacciones muy complejas. Sobre todo en el caso de los maltratos psicológicos, pues no se suelen considerar así, sino tan sólo riñas.

    Tienes razón en que la vejez es una etapa muy delicada que requiere de los adultos muchas cualidades como la paciencia o el ser afectuoso para procurar un buen estado al anciano. Y esto a la vez puede ser muy provechoso para el núcleo familiar.

    Y una de las metas de este post es que quien se pueda ver en una situación así entienda que existe otra manera de hacer las cosas, y con la ayuda de especialistas se pueden conseguir rutinas diarias donde las interacciones familiares sean armoniosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s